PODOPOSTUROLOGÍA

Un podoposturólogo es un podólogo que no se centra solo en la visión segmental del pie, realiza un estudio global del individuo. Así pues, puede atender múltiples alteraciones de la mecánica articular, que acaban desencadenando trastornos de espalda, lumbalgias, cervicalgias, lesiones en general del aparato locomotor, como lesiones meniscales. También lesiones en el ámbito deportivo, trastornos del crecimiento infantil…

El estudio posdoposturológico es importante en la equilibración de los desordenes relacionados con la columna, torsiones pélvicas, escoliosis, protusiones discales…

Por otro lado, el podoposturólogo tiene las competencias y conocimientos necesarios para saber cuándo es necesario realizar una reeducación del pie a través de plantilla posturales o con plantillas clásicas (correcciones biomecánicas) o incluso mixtas (corrección biomecánica y propioceptiva y con estímulos a su vez para la reeducación postural).

El concepto de plantilla postural, es el de respetar la mecánica y la propiocepción intrínseca del pie. La corrección se basa en la fisiología del sistema postural, para estimular los baroreceptores (detectan presión) y modificar la información de los captores ligamentosos, provocando reacciones posturales correctas.

El estímulo podal, a través de la plantilla postural, también mejora la vascularización y actúa a nivel de reflejo sobre el sistema visceral.

También tiene la capacidad de testar y discriminar si es necesario actuar de entrada sobre el pie, o si es necesario en primera instancia, derivar a otro profesional, que trabaje una puerta de entrada que sea más prioritaria que el pie, sea sistema visual por parte de un optometrista, sea captor oclusal por parte de un odontólogo funcional, sea cadenas musculares por parte de un fisioterapeuta.